La colección: Fritz Hansen.

Frecuentemente emparejados, la butaca Swan y el sillón Egg de Jacobsen son otra colección de Fritz Hansen con cientos de imitaciones a la venta.

La diferencia entre lo auténtico y su imitación es el valor que gana con el tiempo.

La diferencia no está solo en la calidad de su fabricación y el etiquetado de autenticidad. Un original F.H. gana valor con el tiempo para convertirse en una inversión similar a cualquier otra obra de arte.

Una leyenda atemporal del diseño danés.